La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), lanzó los “10 mandamientos” para prevenir las infecciones respiratorias con la finalidad de proteger a la población, especialmente infantil y a la adulta de mayor.

De acuerdo con el gerente médico de la institución Roberto Cervantes, se trata de un conjunto de recomendaciones generales para reducir la transmisión viral en diferentes épocas del año.

  1. Lávese las manos.  El lavado de manos con agua y jabón es una práctica de muy bajo costo y accesible para todos los grupos sociales, que posee un altísimo impacto para reducir la transmisión de enfermedades que se transmiten por contacto como las infecciones respiratorias.   En caso que no haya ni agua ni jabón puede utilizar una solución alcohólica.
  2. Limpie superficies.  Trate de mantener las superficies donde usted se encuentra muy limpias porque los virus pueden permanecer allí y usted puede entrar en contacto con ellos y enfermarse.
  3. Proteja su nariz y su boca.  Cuando tose o estornude cúbrase con un pañuelo y en caso de que no tenga a mano esta prenda, hágalo con el antebrazo o parte superior del brazo, de manera que esta acción no se realice con la mano para no contaminarla.
  4. Vacunación.  Debe estar vigilante de tener el cuadro de vacunas al día, pues recuerde que existe protección mediante vacunación para los diferentes grupos de edad.  Recuerde que los niños menores de cinco años, los adultos mayores y los grupos de riesgo deben vacunarse contra la influenza estacionaria que suele colocarse a mitad de cada año.  Esta vacuna aún está disponible en los establecimientos de salud.
  5. Cuidado con las visitas.   Si está enfermo quédese en casa y no visite ni reciba amigos, vecinos o parientes para evitar la transmisión viral; no realice visitas a personas que usted de antemano sabe que están enfermas.
  6. Evite sitios de aglomeración pública.  Si usted está resfriado evite acudir a sitios de concentración pública como iglesias, fiestas, cines, guarderías y hasta escuelas y colegios.
  7. Cuidado con los cambios bruscos de temperatura.   No se exponga a cambios bruscos de temperatura, especialmente cuide a niños y adultos mayores.  En caso de temperaturas bajas abríguese y proteja su cabeza, cuello y tórax con una bufanda, esta medida es especialmente buena para los adultos mayores.
  8. El alimento es vital.  Mantener una alimentación variada y natural es vital.  Recuerde la importancia de reducir la ingesta de azúcares, grasas y carbohidratos en general.  Acuérdese de mantenerse hidratado es decir tome suficiente líquido, preferiblemente agua.
  9. No abandone los tratamientos.   Si usted es portador de una enfermedad crónica como diabetes, hipertensión, asma, cardiopatía y está bajo tratamiento, no los abandone.  Recuerde seguir las instrucciones de dosificación.
  10. No deje alimentar su bebé con leche materna.  Existen miles de evidencias científicas que demuestran los grandes beneficios que tiene la lactancia materna para proteger a su bebé por la cantidad de anticuerpos que tiene este producto natural.

Las infecciones respiratorias agudas y graves constituyen una de las causas de consultas más frecuentes en los diferentes establecimientos de la institución durante todo el año, aunque hay momentos en las que estas infecciones se elevan considerablemente.

Estas infecciones afectan a toda la población, sin embargo, los grupos más vulnerables son aquellos que se encuentran en los extremos de la vida: los menores de dos años y los adultos mayores, especialmente aquellos que sobrepasan los 80 años.

Compartir 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here