La presidente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Irene Cañas, deberá comparecer este jueves ante los diputados de la Comisión de Ambiente, luego de que el pasado viernes anunciara la cancelación del proyecto hidroeléctrico Diquís, el cierre de dos plantas térmicas y el estado de las finanzas de la institución.

Solo por la cancelación del proyecto Diquís, el ICE deberá trasladar a gastos 146 millones de dólares. A esto se suma el alza en el tipo de cambio de dólar, ya que la mayoría de créditos de la entidad estatal están en dólares. Según proyecciones de la institución, deberán pagar 140.000 millones de colones en el costo de las divisas.

Ante esta situación, el diputado y jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Erwen Masís, presentó una moción para llamar a comparecer a la presidente del ICE.

Masís, quien presidente la Comisión de Ambiente, espera que Cañas detalle el panorama que ha encontrado en el ICE y lo que se está haciendo; además comentó que comparecerán otros jerarcas.

El socialcristiano agregó que no se busca restarle fortaleza al ICE dentro de su marco de aplicación, sin embargo, señaló que es necesario conocer la planificación y rendición de cuentas de la entidad.

Noticias CRC 89.1 conversó con la presidente del ICE, Irene Cañas, quien explicó que la decisión de suspender el proyecto de Diquís responde a que el sistema costarricense no necesita esa obra hidroeléctrica.

Cañas enfatizó en que los gastos del ICE no se verán reflejados en incrementos en las facturas que pagan los usuarios.

Compartir 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here