Por Redacción

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) aprobó ajustes en el precio de los combustibles, considerando las nuevas disposiciones de la ley 9840 Protección a las personas Trabajadoras Durante la Emergencia por la Enfermedad COVID-19, mediante la cual se crea un subsidio a las personas afectadas laboralmente por la crisis sanitaria.

El ajuste se fundamenta principalmente en la disminución que sufrieron los precios de los productos importados por Recope, para los cuales se registra un descenso en los precios internacionales. De acuerdo con los dispuesto en la ley 9840, las gasolinas mantendrán su valor para obtener los recursos que permitirán otorgar el subsidio, mientras que el diésel tendrá una disminución de ¢63 por litro.

Los factores que inciden en este ajuste son la reducción de la demanda a nivel mundial de crudo, por la propagación del COVID-19 y el exceso en la oferta, donde ya no hay sistemas para su almacenamiento.

La resolución entrará a regir el día siguiente a su publicación en el diario oficial La Gaceta.  

Por su parte, el gas licuado de petróleo tendrá una disminución de ¢330 para el cilindro de 25 libras (de uso doméstico). Este pasará a costar ¢6075, el cual

corresponde al precio máximo que el comercializador puede cobrar al consumidor final.

En las últimas dos fijaciones de precios de combustibles, las rebajas en la gasolina super suman ¢65; en la gasolina plus ¢68, mientras que el diésel ha disminuido su precio en ¢97.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here