Por Alejandro Meléndez D.

El presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), José Álvaro Jenkins, negó que estuvieran intentando sustituir la institucionalidad con el acuerdo firmado con el movimiento Rescate Nacional el pasado jueves.

De esa manera, Jenkins, se sacudió de críticas de políticos y empresarios desencadenadas por la firma de un acuerdo de «acercamiento» con el grupo promotor de los bloqueos que afectaron al país por dos semanas, el mismo día en que organización rechazó una convocatoria a participar en una mesa sectorial que buscará una salida a la crisis que atraviesan las finanzas públicas.

La firma del pacto motivó que el presidente Carlos Alvarado dijera en un mensaje dirigido al país que la organización empresarial «dio la espalda a la democracia» al legitimar «voces muy minoritarias, pero peligrosas, que están llamando a generar inestabilidad».

De acuerdo con el vocero, el solo anuncio del diálogo entre las partes «tuvo efectos inmediatos en la paz social del país y, según la Fuerza Pública, no se reportan bloqueos en el territorio nacional». Recién el 16 de octubre, el mandatario calificó de un «irrespeto» con los oficiales heridos durante los enfrentamientos ocurridos en el levantamiento de los tranques viales.

No obstante, el pacto con «Rescate Nacional» generó el rechazo de la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica (Azofras), la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), la Cámara Costarricense de Construcción (CCC), la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), la Cámara de Infocomunicación y Tecnología (Infocom) así como de la Cámara de Agencias de Comunicación Comercial de Costa Rica (Camco); 6 de las 49 organizaciones afiliadas al ente presidido por Jenkins.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here