El Brexit del primer ministro británico Boris Johnson está a un paso de ser una realidad. La salida será el 31 de enero.

El texto, inicialmente negociado por la anterior primera ministra, Theresa May, y modificado por Johnson tras su llegada al poder en julio, había sido reiteradamente rechazado por el Parlamento, obligando a tres aplazamientos y provocando una profunda crisis política.

Pero ahora, gracias a la aplastante mayoría que el primer ministro conservador logró en las legislativas anticipadas de diciembre, el proyecto de ley que traduce a la legislación británica el acuerdo de divorcio con Bruselas debe ser aprobado sin dificultades.

Tras tres días de examen legislativo, que contrastan con los acalorados debates que durante años jalonaron un proceso caótico en una cámara dividida entre partidarios y detractores del Brexit, los diputados adoptarán el texto en una votación no menos histórica por ser absolutamente previsible.

Así, el 31 de enero, tres años y medio después del referéndum de 2016 en que 52% de británicos votó por el Brexit, el Reino Unido pondrá fin a 47 años de complicada relación con la Unión Europea. 
Y el bloque, por primera vez desde su creación, perderá un país miembro y ganará un poderoso competidor comercial y financiero a sus puertas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here