AFP- Un tribunal alemán condenó este jueves a cadena perpetua a un enfermero por el asesinato de 85 pacientes, hechos que lo convierte en uno de los peores asesinos de la historia reciente.

Se trata de Niels Hogel, de 42 años de edad, quien fue declarado culpable de asesinar a esos pacientes mediante una inyección en los hospitales donde trabajó entre los años 2000 y 2005.

La policía sospecha que podría haber asesinado hasta a 200 personas, pero esos casos no se podrán esclarecer porque los cuerpos de las presuntas víctimas fueron incinerados.

La víctimas, de entre 34 y 96 años, eran elegidas al azar por el exenfermero, a ellos les inyectó una sobredosis de medicamentos, según explicó Hogel, quería destacar entre sus colegas reanimando a los enfermos.

Hogel ya tenía otra condena de perpetuidad, esta fue en el 2015, por asesinar a 30 personas.

Los expertos psiquiátricos indicaron que el exenfermero sufre un profundo problema de narcicismo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here