Por: María José Araya 

La Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) aprobó este jueves, varias medidas para la mitigación del impacto financiero ante la emergencia nacional por covid-19, las cuales se implementarán en el periodo 2021-2022.

El presidente ejecutivo de la institución, Román Macaya, aseguró que el objetivo es garantizar a la ciudadanía la continuidad en la prestación de servicios médicos-asistenciales, pero al mismo tiempo robustecer a la institución para la sostenibilidad financiera. 

Macaya explicó que las medidas son sobre disposiciones generales, servicios personales, gastos de operación, inversiones de infraestructura y equipamiento y otras medidas. Estas serán implementadas tanto en nivel central como en lo regional y local. 

El presidente ejecutivo dijo que la Junta Directiva instruyó a las gerencias para que, dentro de su campo de competencia, velen por el incumplimiento de estos acuerdos, además que la Gerencia General, en coordinación con las otras dependencias, deben presentar un informe semestral a la Junta Directiva sobre los avances en su aplicación. 

Con la implementación de estas medidas financieras se proyecta un ahorro de ¢51 492.7 millones para 2021.

De acuerdo con datos de la Gerencia Financiera, a octubre de 2020, la Caja tuvo un impacto negativo de ¢352 051 millones. Para diciembre, por este impacto negativo se tienen proyectados dos posibles escenarios: el primero sería de ¢505 695 millones y el segundo sería de ¢428 487 millones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here