Por: Jean Carlos Leonard

Debido a que el gobierno panameño no pudo contener el flujo masivo de personas extranjeras en ese país, las autoridades de migración costarricenses decidieron recibir a los más de 2.600 extranjeros, que se encuentran refugiados en la frontera sur.

Según el Gobierno de Costa Rica, esto es para evitar un brote mayor de COVID-19. Entre ellos se encuentran asiáticos y africanos. 

La Dirección General de Migración y Extranjería junto con la Comisión Nacional (CNE) y el Ministerio de Salud, informaron que han determinado un proceso de ingreso específico para los extranjeros.

Panamá definió con Costa Rica, transportar a los migrantes desde el Sur ese país hasta la Estación Migratoria Bicentenaria Norte donde serán entregadas a suelo costarricense por el gobierno panameño. 

Por último, estos deberán pasar por un protocolo de Salud y así verificar que no presenten síntomas positivos de COVID-19, de ser así no se permitirá el ingreso, informó Migración.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here