La Iglesia Católica costarricense no conocía oficialmente la denuncia penal contra el padre Jorge Arturo Morales Salazar, detenido esta mañana al intentar salir del país.

Así lo señaló el vocero de la Curia Metropolitana, Jeison Granados, quien agregó que por parte de la Iglesia solo se tramitó la denuncia canónica en el 2013.

Esta se envió al Vaticano en Roma; sin embargo, el Tribunal Eclesiástico solicitó una revisión, por lo que aún se mantiene el proceso.

En su declaración al Semanario Universidad, el joven afectado, Fabián Arguedas, señaló en la denuncia penal que los hechos se dieron cuando él tenía entre 17 y 19 años; pero, de acuerdo con el vocero de la Curia, en las actas eclesiales consta que la denuncia se tramitó cuando el ofendido era mayor de edad durante la confesión.

Jeison Granados, Vocero Curia Metropolitana

Granados agregó que la Curia Metropolitana no tenía conocimiento sobre la salida del país de el sacerdote y que el arzobispo José Rafael Quirós aplicará una llamada de atención o amonestación por incumplir con este deber de los clérigos.

Morales Salazar actualmente no funge como cura párroco y solo puede celebrar misa en un monasterio de monjas contemplativas en Guadalupe.

La Iglesia Católica le pidió a todos los sacerdotes colaborar con autoridades judiciales y reitera su confianza en los tribunales del país.

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!