Por Alejandro Meléndez D.

El imputado por el caso Allison Bonilla confesó ser quien violó, asesinó y lanzó en un guindo a la joven.

Así lo confirmó el abogado de la familia, Rodrigo Araya después de concluida la audiencia preliminar en el Juzgado Penal de Cartago donde se le impuso una medida cautelar de seis meses de prisión preventiva.

Araya indicó que al sospechoso se le aplicó esta medida cautelar por peligro de fuga, obstaculización y evidente relación con el homicidio.

El imputado, de apellidos Sánchez Ureña de 28 años, conocido como Sukia, fue detenido hace un par de días en Ujarrás de Cartago, pues sangre de la ofendida fue encontrada en la cajuela de un vehículo de su propiedad, que fue decomisado desde marzo anterior.

Sánchez es vecino de Bonilla y según la madre de la víctima, Yendry Vázquez, no tenían una relación estrecha.

Bonilla se mantiene desaparecida desde la noche del 4 de marzo anterior luego de salir de clases en el Colegio Nocturno de Cachí.

Agentes del OIJ continúan en la búsqueda del cuerpo de la joven en un botadero clandestino ubicado entre Orosi y Cachí, donde Sánchez habría lanzado el cuerpo, según declaró a las autoridades judiciales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here