(Infobae) El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, justificó este lunes su decisión de retirar a las tropas estadounidenses en el norte de Siria y aseguró que los turcos y los kurdos, históricos rivales en la región, van a tener que “arreglárselas” en su territorio.

La decisión había sido anunciada el domingo y abre las puertas a una ofensiva planeada por Turquía desde hace tiempo contra los kurdos de la milicia YPG, a quienes considera alineados con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Desde el 2015 las milicias YPG, junto a otros grupos árabes, conforman las Fuerzas Democráticas Sirias, una alianza de milicias que luchó contra el Estado Islámico, con ayuda de una coalición liderada por Estados Unidos, hasta que finalmente pudo eliminar al “califato” territorial del grupo en marzo de este año.

Trump escribió en su cuenta de Twitter que pelearán donde sea para el beneficio de su país y agregó que Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia y los kurdos ahora van a tener arreglárselas para resolver la situación.

Trump aseguró que todas las partes mencionadas “odian al ISIS” y han sido enemigos del grupo terroristas desde años atrás, pero aseguró que Estados Unidos se encuentra a 11.000 kilómetros y que volverá a atacar al ISIS sólo si se acercan a su territorio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here