Por: José Madrigal

El Deportivo Saprissa triunfó sobre el Club Sport Herediano en un juego que catalpultó a los morados en el primer puesto de la tabla y terminó en golpes. 

El Estadio Ricardo Saprissa, antes del juego, poco a poco se fue llenando de vida con la llegada de los aficionados, en una tarde que se vio coloreada por un arcoíris y una intensa brisa. 

Durante los primeros cinco minutos, los locales con Venegas, Angulo y Arrieta llegaron en tres ocasiones sin éxito. 

Por derecha, cuatro minutos más tarde, Saprissa se adelantaba hasta que el línea señaló posición adelantada. 

Al 18′ los morados tuvieron su primer error en salida, aún es evidente que la ideología de juego de Walter Centeno necesita pulirse, pero la pasividad de Herediano permitió que el juego siguiera parejo. 

Tras ese yerro, los locales se llenaron de incertidumbre; en seis minutos, el campeón nacional llegó dos veces de forma clara. En una, Yeltsin Tejeda pudo terminar de sentenciar el enojo de una afición resentida con su fichaje a Herediano, y la otra en la que hubo polémica por un penal no pitado al incisivo Jimmy Marín. 

Los pupilos de Centeno les hizo una mala pasada salir jugando por un lapso del partido. 

A pesar del tifón florense, al 28′ Barrantes sacó un remate que el guardameta, Daniel Cambroner, atajó. En el rebote, Venegas no aprovechó. 

Luego de un saque de equina a favor de los morados, minutos antes de los 40, la defensa visita logró un contraataque con Gerson Torres quien corrió por toda la cancha en vano. Tras esa jugada, surgió la respuesta de Saprissa; la afición saprissista ya tenía en sus gargantas el grito de gol, pero se toparon con un guardián que les agobió el júbilo, era la anotación de Christian Bolaños. 

Cuando faltaba poco para culminar la primera parte, el mexicano Omar Arellano realizó un mal despeje que, más bien, pareció una asistencia a Bolaños, quien corrió por la banda derecha, encontró a un solitario Arrieta que se giró, disparó y un desvío de un defensor, adelantó a los locales. 1-0. 

Empezó la noche. Apenas dos minutos del segundo tiempo, como un reflejo del error de Arellano, esta vez en contra de Saprissa, Luis José Hernández iba a devolverla a su portero, pero Luis Díaz se avivó para arrebatarle el balón, corrió en solitario hasta vencer a Aaron Cruz, pasándosela a José Guillermo Ortíz, quien solo la empujó y empató el partido. 

El enfrentamiento se tornó parejo en todos los sentidos. Llegadas tenues por ambos bandos. 

Los morados intentaron más que los florenses; buscaron por la vía del tiro libre la delantera; una pegó en el poste y otra se fue por encima del arco de Cambronero. 

Al 62′ Centeno hizo el cambio que marcaría el destino del juego. Salió Luis Hernández, ingresó Randall Leal. 

Con Leal en cancha, el ataque de Saprissa creció, pero continuaba la poca profundidad. 

Jafet Soto intentó responder con velocidad, ingresando a Mynor Escoe y luego a Antonio Pedroza; no obstante, no se logró la anotación. 

A pocos minutos de finalizar el juego, una genialidad de Leal que, de taco, asistió al hondureño Rubilio Castillo para que fusilara de un disparo certero a Cambronero. 

Con el partido, básicamente, definido los jugadores perdieron los estribos, tanto que Marín salió expulsado. 

Una vez que el central, Pedro Navarro, diera el pitazo final, la violencia no dio tregua. 

Sin embargo, Saprissa alcanzó el liderato y el miércoles le tocará defenderlo, en este mismo escenario, contra su principal cazador, Pérez Zeledón.

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!