La embajadora de Costa Rica ante las Naciones Unidas Elayne Whyte, renunció a su cargo desde el 19 de diciembre de 2019 y solicitó acogerse al proceso normal de rotación aplicable a la carrera del Servicio Exterior, a partir del 29 de febrero del 2020.

La dimisión fue comunicada la tarde de este viernes por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La renuncia de Whyte sucede luego de la publicación en noviembre del informe “Estudio de Clima Organizacional de la Misión Permanente de Costa Rica ante la oficina de las Naciones Unidas en Ginebra-Suiza”, elaborado en septiembre del año pasado y que fue revelado esta semana por Diario Extra.

En el documento se explica que, según las entrevistas individuales y las pruebas específicas aplicadas, existe un ambiente de acoso laboral y violencia psicológica ejercido por Whyte hacia los funcionarios de la Misión.

En el informe se concluye que la mayor parte de los colaboradores trabajan más de 50 horas sin el debido reconocimiento de jornada extraordinaria. También “se logró identificar abuso de poder por parte de la Jefatura de Misión (Whyte), en cuanto a temas tales como: trato al personal, funciones, aprobación de vacaciones y contratos de trabajo”.

Este estudio fue realizado por Lindsay Sharloth Guerrero y Diego Vásquez que fueron enviados a Suiza a realizar una investigación de lo que acontecía.

La representante diplomática en Ginebra solicitó «la rotación según la normativa aplicable a la carrera del Servicio Exterior de la que forma parte». El Consejo de Gobierno aprobó dicha renuncia el 20 de diciembre del 2019.

Whyte indicó en un mensaje en sus redes sociales que este informe contiene aseveraciones temerarias que no han pasado los procesos de verificación y probatorios y, peor aún, – que fue filtrado maliciosamente y reproducido sin balance informativo y sin darme la oportunidad de referirme a los hechos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here