Por Alejandro Meléndez

El Ministerio de Ambiente mediante el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), atendió una denuncia interpuesta por un vecino de Cariari, Guápiles, quien encontró un oso perezoso de dos dedos en una finca de la localidad que estaba colgado y en apariencia tenía un día de fallecido.

Los hechos acontecieron este fin de semana cuando el denunciante vio al animal en estado de descomposición desde su vehículo mientras transitaba por una carretera cercana.

Los miembros de la Comisión Nacional de Seguridad Ambiental, indican que la cacería y maltrato de animales silvestres corresponde a una infracción a la Ley de Conservación de Vida Silvestre la cual es penada con hasta tres años de prisión.

Según recordó el Sinac, los perezosos de dos dedos son mamíferos solitarios, nocturnos, pasan la mayor parte del tiempo en árboles, aunque pueden viajar por el suelo para llegar a otro árbol y se alimentan principalmente de hojas de árboles. 

De acuerdo con un comunicado distribuido por el Minae, el estado en el que fue encontrado este animal no sólo evidencia un acto de maltrato y violencia, sino que es tipificado por la normativa vigente como delito de cacería.

Joaquín Vargas del Área de Conservación Tortuguero indica que es la primera vez que atiende un caso de maltrato como este y llama a la reflexión sobre cómo las personas no valoran los animales silvestres y no tienen ninguna contemplación en quitarle la vida o ensañarse de forma cruel contra ellos.

La Sección de Delitos Varios del Organismo de Investigación Judicial iniciará las investigaciones junto con la Fiscalía del lugar para proceder con las acusaciones respectivas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here