Por Alejandro Meléndez

Este lunes inició el juicio por aparente estafa de la empres Synthes en perjuicio de la Caja de Seguro Social (CCSS), por $128 mil con la lectura de más de mil hechos relacionados al expediente.

En el expediente se acusa a tres personas por el delito de estafa mayor y tentativa de estafa mayor. 

Los imputados son Lorenzo Castaño, quien es representante de Synthes y fue detenido en Estados Unidos y deportado a Costa Rica el 2 de abril de 2019, desde entonces descuenta prisión preventiva.

También figura como sospechoso de la estafa Johan Masís, quien trabaja en ventas de la compañía y laboró en el Hospital Max Peralta de Cartago. Y por último otro vendedor de la empresa llamado Edwar Aguilar. 

En apariencia, los hechos ocurrieron entre 2009 y 2011, cuando la compañía vendió una serie de insumos ortopédicos a la Caja por materiales como placas, clavos, tornillos, alambres, agujas, pines y otros, que, supuestamente, habían sido utilizados en cirugías de pacientes. 

Sin embargo, se determinó que se trataba de facturas que hacían referencia a personas que no habían sido operadas o que sí lo habían sido, pero en otra área hospitalaria y, consecuentemente, no habían requerido de dichos insumos.

De ambos centros de salud se extrajo una muestra de las facturas secuestradas. En el caso del Hospital Calderón Guardia se acusaron 68 facturas irregulares, cuyo perjuicio económico fue valorado en $90 mil. 

En el caso del Max Peralta, del muestreo se acusó un total de 60 facturas, las cuales habían sido pagadas por la Caja a la empresa. El perjuicio económico determinado, según la muestra, fue de $38 mil.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here