El empresario Juan Carlos Bolaños seguirá con tobillera electrónica, según determinó el Juzgado Penal de Goicoechea.

El Ministerio Público había solicitado que Bolaños regresara a prisión, donde estuvo por 17 meses hasta el 29 de abril anterior, ya que durante cuatro horas el monitoreo de la tobillera falló.

El empresario dijo que ha presentado al menos cinco quejas en contra de la fiscal general, Emilia Navas, pues alega una persecución.

El importador de cemento chino fue detenido el 3 de noviembre de 2017, como sospechoso de los delitos de peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito, en el caso del “Cementazo”, que involucra el otorgamiento de una línea de crédito por más de $30 millones del Banco de Costa Rica (BCR).

Durante los 17 meses, Bolaños estuvo en la cárcel de San Sebastián y luego en la Reforma, ubicada en San Rafael de Alajuela.

El 29 de abril de este año, el Juzgado Penal del Segundo Circuito Judicial de San José cambió las medidas cautelares del empresario a un arresto domiciliario con tobillera electrónica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here