La Justicia suiza acusó este jueves al presidente del Paris Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi y al exnúmero dos de la FIFA, Jérome Valcke, de un caso de corrupción relacionado con «la atribución de los derechos de los medios».

La Fiscalía inculpó a ambos dirigentes «en el contexto de la atribución de los derechos mediáticos de diferentes Copas del Mundo y Copas Confederaciones».

A Valcke se le acusa de «corrupción pasiva, de gestión desleal múltiple y de falsificación de documentos», por su parte Al-Khelaifi se le señala por «instigación a la gestión desleal cometida».

Asimismo, una tercera persona, cuya identidad no se reveló, fue acusada de soborno y de incitar a Valcke a cometer el delito.

Según la acusación, «entre el 2013 y 2015, Valcke utilizó su influencia como secretario general de la FIFA a favor de los socios mediáticos de su preferencia en los procesos de atribución de los derechos de transmisión» para Italia y Grecia de importantes eventos futbolísticos en el periodo 2018-2030. Por esta acción el ejecutivo recibió a cambio tres pagos de 1,25 millones de euros.

Otro dato que dio a conocer la investigación es que Valcke obtuvo el reembolso de un adelanto de medio millón de euros por una casona en Cerdeña, después de que Al-Khelaifi la compró a través de una sociedad en lugar del exnúmero dos de la FIFA.

Además, el secretario general de la FIFA, obtuvo del presidente del PSG, el disfrute de esa propiedad durante 18 meses, hasta que fue suspendido de su cargo; sin embargo, los arreglos entre Valcke y Al-Khelaifi no podrán ser perseguidos ya que la FIFA retiró la denuncia penal contra el jerarca del equipo parisino.

Eso sí, queda en pie la investigación de los 1,25 millones de euros que recibió Valcke, a quien la fiscalía general suiza, acusó de haberse enriquecido de «manera ilegal».


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here