El expresidente peruano Alan García murió tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido por orden de la justicia por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

García  fue llevado a un hospital de Lima con diagnóstico de entrada y salida de bala en la cabeza en estado delicado, sufrió tres paros cardíacos y se le realizó reanimación cardiopulmonar.

En noviembre pasado, García de 69 años intentó eludir la investigación y solicitó asilo en la embajada uruguaya, pero Montevideo rechazó su pedido.

La justicia le aplicó un impedimento de salida del país por 18 meses mientras avanzan las investigaciones del caso Odebrecht, en particular sobre la licitación para la construcción de la Línea 1 del metro de Lima.

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!