Niki Lauda, uno de los mejores pilotos en la historia de la Fórmula 1, falleció este lunes a los 70 años.

Lauda se impuso en 25 carreras y ganó tres campeonatos mundiales. Sin embargo, al piloto se le recuerda por el momento más oscuro de su vida y es que en 1976 sufrió un accidente en Nurburgring.

Su carró volcó y se envolvió en llamas, provocando una fuerte quemadura en el rostro del piloto.

Además, el piloto fue sometido a dos transplantes de riñón y el año pasado tuvo que recibir otro transplante, esta vez de un pulmón que estaba afectado desde el día de su accidente, ya que inhaló gases tóxicos.


Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!