Por Alejandro Meléndez D.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ), y la Fiscalía de Crimen Organizado arrestaron a 31 personas que, en apariencia, integran una banda criminal que ingresa licor de contrabando a Costa Rica que proviene de Panamá. 

Según el OIJ, 20 de los detenidos corresponden a oficiales de la Fuerza Pública que colaboraban para trasegar los licores por las fronteras y a lo largo del país.

Las detenciones se desprendieron de 12 allanamientos en Limón y San José en viviendas y bodegas donde se almacenaba el producto para luego ser vendido a menor precio que el del mercado.

El director de la policía judicial, Wálter Espinoza, detalló que esta estructura operaba de forma profesional en el Río Sixaola, donde lograba pasar la mercadería contrabandeada en fincas y atracaderos improvisados al territorio costarricense.

Espinoza indicó que los líderes de la organización eran propietarios de licorerías en Alajuela y corresponden a sujetos de apellidos Soto Herrera, dos hombres de apellido Sandoval y dos hermanos de apellidos Jiménez Sarabia. El funcionario especificó que además de las bebidas alcohólicas también se decomisó dinero en efectivo y armas de fuego.

Los 30 imputados fueron puestos a las órdenes de la Fiscalía para la toma de declaración indagatoria.

Desde el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), manifestaron que es doloroso ver compañeros involucrados en esta actividad pero que están en disposición de colaborar con las investigaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here