Hasta 20 millones de colones podrían robar los estafadores desde las cárceles en una sola llamada, según afirmó hoy el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza.

La policía judicial segmenta este tipo de delitos como ingeniería social, ya que el modus operandi establece una actuación que induce al usuario a brindar datos que les perjudique económicamente.

De acuerdo con datos de la Sección de Fraudes del OIJ, En el año 2017, se estima que 2166 millones de colones y más de 800 mil dólares se sustrajeron por crímenes en esta modalidad. Durante el 2018 se reportó la pérdida patrimonial por estafa desde centros penales de 1555 millones de colones y 250 mil dólares.

Espinoza hizo un llamado a la población a colgar el teléfono en el momento en que sienta una mínima sospecha de que le estén estafando. Además  brindó los datos de este tipo de prácticas en los últimos tres años.

Wálter Espinoza – Director OIJ

Este problema salió a la luz hace unos días cuando se filtró un video grabado en “La Reforma” en San Rafael de Alajuela, donde se observa un grupo de reos que están estafando vía telefónica a varias personas de manera simultánea.

El jerarca no descartó que existan empleados de entidades bancarias públicas o privadas que compartan la información de los usuarios con los privados de libertad. Además resaltó que la ignorancia e ingenuidad de las víctimas no es el principal factor que favorece el aumento de las estafas.

Durante el 2019, la Policía Penitencia ha decomisado 1.918 teléfonos celulares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here