El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó hoy el ataque iraní con misiles contra bases iraquíes utilizadas por tropas estadounidenses, en represalia al asesinato del general Qassem Soleimani.

Según un funcionario de la alianza de defensa, no hubo víctimas entre las tropas en su misión de entrenamiento en Irak.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió a Irán que no repita los ataques, en su primer comentario al respecto desde el inicio de la crisis. 

A su vez, Francia condenó el bombardeo y pidió calmar las tensiones. La prioridad es más que nunca la desescalada. El ciclo de violencia debe detenerse, según urgió el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

Para el líder supremo iraní, el ayatollah Ali Khamenei, los bombardeos fueron una “bofetada” para Estados Unidos y aseguró que la venganza por el asesinato de Soleimani todavía estaba por llegar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here