El Senado chileno firmó ayer un acuerdo por la paz, los derechos humanos y orden público para encaminar al país a un proceso de reunificación social, e instó al gobierno a implementar una agenda de profundos cambios estructurales.

En una declaración conjunta, senadores oficialistas y de oposición manifestaron la necesidad de que Chile se encamine «a un proceso de reunificación cívica y social» mediante un «esfuerzo económico significativo, un compromiso político y social inequívoco con la democracia, y un inmediato fin a la violencia», tras 41 días de convulsión en la que han muerto 23 personas.

El documento contiene cuatro puntos en los que el Senado pide al Gobierno «implementar una agenda social profunda con cambios estructurales para enfrentar las desigualdades», ante las manifestaciones que demandaban mejores pensiones, salud, educación y una nueva Constitución. 

Los movimientos sociales consideran insuficientes las medidas adoptadas hasta por las autoridades para cumplir con sus exigencias.

El presidente Sebastián Piñera admitió que la policía se ha sobrepasado en la represión de las protestas en Chile, las cuales no se viven con tanta intensidad desde hace tres décadas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here